Andrés Sáenz (Tipsa S.L.): “El sector oleícola está abierto al cambio digital”

tipsa digitalEntrevista con
Andrés Sáenz
Responsable de Comunicación de Tipsa S.L.

¿Hasta qué punto puede mejorar la transformación digital la rentabilidad de una almazara o envasadora y en qué puntos críticos incide más?

La adopción de una estrategia de transformación digital, en el cualquier sector, debe entenderse como un aspecto estratégico de la organización orientado a la mejora de sus procesos operativos y el uso eficiente de sus recursos materiales y humanos. La digitalización está encaminada a la eficiencia y la rentabilidad. Un proceso de transformación convencional, ejecutado de forma progresiva estableciendo prioridades de intervención, suele atender a tres ejes: Mejorar las relaciones con los agentes que forman parte de la cadena de valor (agricultores, productores, envasadores, comercializadores…) facilitando el trabajo colaborativo y la agilidad en las transacciones. Ejemplos de algunos de los puntos a trabajar: agilidad en la respuesta de la cotización del aceite €/kg; corrección de los detalles de los servicios (detalles de pedido, cumplimientos de plazos de entrega, exactitud en tarifas y descuentos aplicables…); gestión de la actividad cooperativista (pagos a socios, facturación y entregas, compra de fitosanitarios…); comunicación multicanal (email, teléfono, videoconferencia, redes sociales…) con los profesionales de la empresa, el consumidor (doméstico/profesional) y otros agentes de la cadena de valor (distribuidores, exportadores, oleólogos e influenciadores…).

La gestión integrada de la información de los distintos procesos empresariales unificando las dinámicas administrativas, financieras, logísticas y comerciales con los procesos de producción específicos del sector oleícola (gestión del olivar, recolección, molturación y envasado, trazabilidad, actividad cooperativista…).

También, incorporando a los procesos de información datos procedentes de analizadores y maquinaria productora; e impulsado procesos de toma de decisiones analíticos.  Ejemplos: estado del negocio: flujo de efectivo, rentabilidades, capacidad de producción, niveles de inventario; oportunidades: clientes y mercados; estado individual de la relación con los operadores señalados anteriormente (cuándo recoger /comprar oliva, momento de envasar… pedidos pendientes de servir, facturas pendientes de pagar, interacciones efectuadas y programadas…).

Igualmente, en los casos más avanzados, la incorporación de soluciones de IoT (internet de las cosas) es otra línea de intervención digital. Y potenciar la autonomía de los empleados, ofreciéndoles herramientas que les permitan trabajar mejor con acceso a información actualizada desde el dispositivo que prefieran, evitando desplazamientos innecesarios o compartiendo información y conocimiento de forma segura.

¿El sector oleícola es accesible a introducir cambios tecnológicos en su negocio o depende mucho del tamaño de la empresa o cooperativa?

Sí, es un sector abierto al cambio, si bien, como sucede en cualquier sector, la necesidad de cambio va a depender, sin duda, de la complejidad de los procesos particulares de cada organización, de su estructura y de la estrategia y políticas comerciales que tenga establecida cada compañía. Hace años muchas de las tecnologías que están detrás de un proceso de transformación digital eran, prácticamente, “exclusivas” para grandes organizaciones. Sin embargo, hoy, gracias a la generalización de la tecnología cloud y de la suscripción de soluciones (alquiler en vez de inversión) los procesos de cambio tecnológico se han hecho económicamente mucho más accesibles.

Cada vez más almazaras, sobre todo con aceites de oliva virgen extra, apuestan por la venta on line de sus productos. ¿Qué les recomendaría que tuvieran más en cuenta al entrar en este segmento de negocio?

Sin duda, que consideren la venta online como un canal de distribución adicional serio, con sus propias exigencias, políticas y responsabilidades. El mundo online tiene sus reglas de juego: marketing digital, SEO, diseño web, gestión de influenciadores y referenciadores, pero también sencillez y fiabilidad de las plataformas de venta y cobro. La venta online hereda las exigencias de calidad y agilidad propias del comercio tradicional y añade considerar políticas adicionales, como por ejemplo: transporte y logística: plazos, devoluciones…; diseños atractivos. web, catálogo online, packaging…;estrategias de fidelización de clientes y conexión directa -en los casos más complejos- con los sistemas de producción y gestión de almacenes.

Las personas interesadas en esta temática pueden ampliar la información solicitando el dossier gratuito “Las empresas oleícolas ante el reto de la transformación digital: Claves para superarlo con éxito“, recientemente publicado. Enlace: https://goo.gl/xCwORc


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s