Egipto: el tapado del futuro del aceite de oliva que arrasa en la aceituna de mesa

olive-2691587

Siempre que se habla del norte de África en relación al mundo del aceite e oliva y el olivar la mirada se detiene en Túnez, Marruecos, Siria y un poco más allá, entre dos continentes, en Turquía. Pero pocos se acuerdan de Egipto, un país con más de un millón de kilómetros cuadrados de superficie y más de 93 millones de habitantes, que gana protagonismo día a día en el mundo del olivar. En la aceituna de mesa ya lo tenía desde hace muchas décadas; en el aceite de oliva comienza a despertar.

Los últimos datos del COI sitúan la producción de aceituna de mesa de Egipto en las 650.000 toneladas -un 30% más que  la campaña anterior-, por delante de España que se quedaría con 521.000 toneladas. Egipto es de largo, el mayor consumidor mundial de aceituna de mesa. Junto a este gran protagonismo en el mercado de la aceituna de mesa, cobra cada día importancia su producción de aceite de oliva. Como destacaba recientemente el consultor Juan Vilar, el país ya cuenta con 45 almazaras, frente a las 110 industrias entamadoras. En la actualidad, la superficie de olivar se aproxima a las 80.000 hectáreas, la gran mayoría todavía orientadas a la aceituna de mesa.

Distintos programas públicos de apoyo a las inversiones agrarias y agroalimentarias en zonas deprimidas -que en muchos casos han sido caldo de cultivo del islamismo radical- prevén un aumento significativo de la producción en los próximos años. El modelo que está siguiendo es el de Marruecos, con modernas plantaciones superintensivas y en seto, y con apoyo público-privado, es seguido muy de cerca por la administración egipcia.

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la olivicultura en Egipto es la escasez de agua en las zonas que no están próximas al río Nilo. Aunque solo en torno al 15% de los olivares del país no cuenta con riego de apoyo.

Según Viveros Sophie, las tres variedades más importantes del país son ‘Aggezi Shami’, ‘Toffahi’ y ‘Hamed’. La primera citada, Aggezi Shami, es la más extendida por su rusticidad en las condiciones de sequía y salinidad habituales, aunque con problemas en el cuajado. Las características tecnológicas de su fruto la hacen muy interesante para su uso de mesa en verde y negra, (buen tamaño, buena separación pulpa-hueso, pulpa compacta y sabrosa y bajo contenido en aceite y alto en azúcares), aunque eso mismo la hace ser `apetecible´ para la plaga de la mosca. La variedad Hamed es aún más rústica, de frutos grandes y delicados que además proceden de una floración escalonada. Se usa para aceituna verde. La tercera variedad citada, Toffahi, se encuentra más extendida por otros países árabes por ser agronómicamente más interesante pese a ser susceptible a la mosca, sobre todo para su preparación en verde.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s