José Miguel Barea (CSIC): “Es de esperar que las micorrizas permitan limitar el efecto vecero propio del cultivo del olivo”

MICORRIZAS josé miguel bareaEntrevista con
José Miguel Barea
Profesor Emérito del CSIC

José Miguel Barea, profesor emérito del CSIC, del  Departamento de Microbiología del Suelo y Sistemas Simbióticos, Estación Experimental del Zaidín (EEZ-CSIC), Granada es uno de los mayores expertos españoles en micorrizas.

Existen evidencias concluyentes de que las plantas, desde sus orígenes, vivieron íntimamente asociadas con ciertos hongos microscópicos en forma de simbiosis (del griego “vida en común”). Al evolucionar las raíces de las plantas, hace unos 400 millones de años, es en estos órganos donde se establece la simbiosis con el hongo, formando las llamadas micorrizas (del griego mikos, hongo, y rhizos, raíz).

Se ha demostrado que las micorrizas activan el sistema inmunitario de las plantas, fortaleciendo sus defensas para luchar mejor frente al ataque de patógenos. También se ha evidenciado que las micorrizas ayudan a la adaptación de las plantas a soportar salinidad y sequía, ya que cooperan a la regulación de la capacidad de captar agua y favorecer el ritmo de transpiración. Igualmente, activan la maquinaria antioxidante de la planta y mejoran sus ritmos de fotosíntesis. En resumen, las micorrizas actúan como biofertilizantes, biofortificadores, bioestimulantes y bioprotectores de los cultivos.

La aplicación práctica de las micorrizas es más factible en cultivos en los que es habitual una fase de trasplante, como es el caso en Fruticultura por lo que resulta fundamental la participación de empresas viveristas que utilizarían posteriormente los beneficios de una micorrización optimizada. Particularmente, uno de los cultivos sobre los que la industria viverista ha vislumbrado la utilización de inoculantes de micorrizas ha sido el olivo, que consideran la micorrización como un desarrollo biotecnológico fundamental para la producción de planta de calidad. La idea es suministrar al agricultor plantones de olivo ya micorrizados, lo que beneficiaría significativamente el enraizamiento y establecimiento en terreno, así como adelantaría el inicio de la etapa productiva. Empresas como Mycosym cuenta con una gran experiencia en micorrización en diferentes cultivos, entre ellos el olivo.

¿Está suficientemente extendido el uso de micorrizas en los viveros españoles productores de plantas de olivo?

Me consta que empresas de viveros que producen plantas de olivo iniciaron, hace unas dos décadas, interacciones con Institutos de I+D+i para desarrollar procesos que condujeran a la micorrización de las plantas que producían. Tal es el caso de Cotevisa y Agromillora. Asumo que estas empresas siguen suministrando planta micorrizada pero no tengo información sobre ello, por lo que no puedo afirmarlo. Posteriormente, han surgido otras empresas que, según la información que indican en sus páginas web, producen plantas de olivo micorrizadas. Obviamente, no pongo en duda que las plantas que suministran esos viveros vayan correctamente micorrizadas, pero no tengo datos para ampliar esa información salvo en un caso concreto.

El único caso de viveros que puedo afirmar suministra toda su planta de olivo con un muy buen nivel contrastado de micorrización es Plantas Continental S. A., Posadas, Córdoba. Tal afirmación deriva de que el Grupo de investigación “Micorrizas” de la EEZ-CSIC, en el que me integro, ha verificado la evaluación del estado micorrícico de las plantas que salen del vivero al agricultor. Las plantas que analizamos se le había aplicado un inoculo de micorrizas producido por Mycosym Tri-Ton. Esta herramienta biotecnológica, que junto con otras innovaciones, permite a estos viveros la producción de plantas de olivo con una calidad sanitaria y pomológica maximizada, y siempre certificada y micorrizada. Entre estas innovaciones está el uso de patrones resistentes a Verticillium patógeno. La micorriza también contribuye a estimular las defensas de la planta para luchar mejor frente a los ataques de ese patógeno, tal como se demostró en un proyecto CYCIT-FEDER, que desarrolló mi Grupo de investigación en colaboración el profesor Jiménez Díaz de la Universidad de Córdoba.

¿Cuál ha sido hasta ahora la experiencia del uso de micorrizas en el sector del olivar en España?

El suministro de planta de olivo micorrizada en vivero, corroborada mediante un análisis fehaciente de que las plantas tienen un nivel adecuado de micorrización, es una práctica reciente y poco extendida en España. Cuando se suministran plantas bien micorrizadas, se ha evidenciado que esas plantas, tienen una implantación y desarrollo posterior óptimo. Estimo que el viverista que suministra al sector productivo planta, que dice estar micorrizada, debe controlar el nivel de micorrización.

¿Otros posibles beneficios del uso de micorrizas en el sector del olivar en España?

Aunque no se ha comprobado, es de esperar que las micorrizas permitan limitar el efecto vecero propio del cultivo del olivo. Lo que si se ha evidenciado es el efecto beneficioso de la micorrización ante la escasez de precipitaciones en años secos.

olivos micorrizados en vivero


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s