El Coronavirus en el aceite de oliva: tirón de ventas en hogares y parón de compras en restauración

coronavirus
Tienda de Mercadona el pasado 12 de marzo

El  shock económico que está provocando la pandemia del Coronavirus, Covid-19, también se dejará sentir en el sector del aceite de oliva y el olivar. En dos vertientes fundamentales. Por un lado, el acaparamiento de alimentos de primera necesidad y uso diario que ha provocado entre la población –y no solo en la Comunidad de Madrid– relanzará las ventas de aceite de oliva a corto plazo. Aunque las grandes cadenas cuentan siempre con estocaje suficiente de este tipo de productos, grandes envasadoras que trabajan tanto marca de distribuidor como propia con grandes grupos de híper y súper ya estaban sobreaviso para un previsible aumento de pedidos en estas próximas semanas.

Lo que no parece tan claro es que este aumento de la demanda influya en la subida de los precios en origen, ya que las envasadoras contaban a finales del mes de febrero con 303.000 toneladas de aceite de oliva, una cantidad importante que han venido adquiriendo de forma gradual sobre todo en los meses de enero y febrero.

También es previsible que aumente la demanda de productos de larga duración que llevan entre sus ingredientes, en mayor o menor medida, aceite de oliva, como son las latas de conservas de pescado o algunos tipos de conservas o tomates fritos.

Hay que tener en cuenta que las mensuales de aceites de oliva, en sus diferentes categorías, se han comportado en los últimos años de forma muy estable. Según datos ANIERAC, en enero del 2016 fueron 26.622 tn, en enero del 2017 un total de 24.132, en enero de 2018 un total de 22.077, en enero de 2019 un total de 26.730 y en enero de 2020 un total de 27.155 tn. Es decir, una horquilla de apenas 5.000 tn entre la mayor y menor demanda, aunque con diferencias sensibles de precios. Habrá que ver si en marzo y abril se superan las 30.000 toneladas.

Por otro lado, en este caso más negativo, de la crisis del Coronavirus, es la pérdida de consumo de aceites de oliva en bares y restaurantes tras su cierre en Madrid, y está por ver si en otras localidades y ciudades españolas. Y también, el fuerte impacto que sobre los viajes y comidas que puede tener en una de las fechas más importantes del año como son las de Semana Santa, cuando la hostelería registra ocupaciones del 100%, Aunque el sector hostelero consume también un gran porcentaje de otro tipo de aceites, desde semillas y alto oleico o orujo de oliva, su menor demanda en las próximas semanas también tendrá su reflejo en el consumo de aceites de oliva. Por ejemplo, en el caso de los envases de 250 ml para desayunos o monodosis.

Estos dos efectos, el de la mayor demanda en hogares y el de la reducción en consumo en el canal Horeca se verán muy a corto plazo. Ya más en el largo plazo habrá que ver los efectos devastadores que para la economía familiar y empresarial, así como en el empleo, puede tener esta crisis del Coronavirus, que seguro afectará al poder adquisitivo  de las familias y también a sus hábitos, tanto de compra, como sociales.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s