Túnez y Portugal ya miran a la cara al olivar español: han producido 508.000 tn entre los dos

tunez y portugal
Marcas de AOVE del Alentejo en una tienda de Oporto

España lidera el mercado mundial de aceite de oliva en producción con holgura en las últimas campañas. En esta última, con algo más de un tercio de la producción global gracias a 1,1 millones de toneladas, una campaña más corta de la media de la última década en casi 200.000 toneladas. Sin embargo, para comprender en gran parte los bajos precios del producto a nivel internacional, y particularmente en las lonjas españolas, hay que analizar, de una vez por todas, el componente global del mercado olivarero y aceitero.

Si antes el sector productor y envasador solo se fijaba en la producción de Italia y Grecia, segundo y tercer productor mundial histórico de aceites de oliva, haría bien en volver la cabeza más a derecha e izquierda para comprobar el gran potencial de otros dos mercados productores. Que amenazas con cambiar las reglas del juego en los próximos años y tensionar aún más el complicado ajedrez del sector oleícola internacional. Túnez y Portugal.

El primero de ellos, gracias a un potente apoyo de su administración que lo ha visto como la gran oportunidad del sector rural y a los apoyos exportadores –todo hay que decirlo, de la propia UE, para combatir el peligro yihadista– se ha consolidado ya no solo como un mercado de volumen sino también con una apuesta creciente por los aceites ecológicos que comienza a darles fruto. Y sobre todo con nuevas inversiones en modernización de almazaras, como bien conocen las empresas de maquinaria y patio españolas, italianas y alemanas.

En la reciente campaña, ya han logrado producir un total de 350.000 toneladas de aceite de oliva. Una cifra que representaría un tercio del total español esta campaña, un valor suficiente para poder jugar sus cartas en el mercado exportador. Sobre todo porque el consumo interior del país está muy dominado por el autoconsumo. Con precios muy competitivos a granel en puerto rumbo al destino final. Que ha crecido como la espuma ante la coyuntura de los aranceles impuestos por Estados Unidos para la exportación de aceite de oliva español envasado.

En  el caso de Portugal, la situación es diferente. Gracias a las gigantescas extensiones de terreno del Alentejo y a sus disponibilidades de agua gracias al embalse de Alqueva, se ha convertido en el mayor exponente del nuevo modelo de olivar intensivo, superintensivo y en seto. Con fuertes inversiones de grupos portugueses pero también españoles, sobre todo de Andalucía y Extremadura por su cercanía.

Decenas de miles de hectáreas de nuevos olivares que están alcanzado en muchos casos sus producciones pico y que han permitido al olivar portugués alcanzar la mayor cosecha en toda su historia en este 2019/2020 con un total de 158.500 tn, según las estimaciones del Instituto de Estadista de Portugal en su Boletín Agrario de Marzo.

Portugal se ha especializado en las últimas campañas por ser un proveedor de AOVES tempranos, a partir de mediados de octubre, con una cotización sensiblemente más alta que la de los AOVEs de campaña. Y también por tomar mucha ventaja en el mercado brasileño, muy interesante por su gran densidad de clientes.

Es decir, entre ambos mercados –Túnez y Portugal– han logrado colocar en el mercado un total de 508.000 toneladas de aceites de oliva, lo que representaría el 46% del total de la producción española de este año.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s