Deoleo medita el futuro de marcas históricas como Koipe, Hojiblanca y Elosúa

deoleo-marcas

Deoleo está pagando muy caro su decisión estratégica tomada en su día de renunciar a envasar marcas de distribución o blancas. El camino contrario al de sus grandes competidores nacionales en envasado: Sovena, Migasa, Dcoop-Mercaoleo, Acesur, Aceites Toledo, F.Faiges, Maeva, Urzante, Abril…

En el grupo se ha impuesto la lógica empresarial de cerrar o vender fábricas porque no se vende suficiente. Sin pararse a preguntar por qué no se vende. O cómo se vende en cada mercado.

Los empleados parecen no tener la culpa de las millonarias pérdidas de Deoleo. Ni de su descalabro en la Bolsa ni de sus menores ingresos. En el año 2006, el Grupo SOS, origen de la actual Deoleo, contaba con 3.230 personas en plantilla, incluyendo su división y fábricas de arroz, galletas y aceituna de mesa. Entonces no estaba Bertolli aún. En 2010 el grupo, ya con Bertolli, y aún con SOS y Acyco, pero sin Cuétara, contaba con 2.149 empleados. Un año más tarde, ya sin SOS ni Acyco, eran 1.006 a final de año.

A finales del 2015, el grupo empleaba solo a 729 personas en todo el mundo, tras la venta de sus negocios y fábricas de arroz, galletas, la planta de aceituna de mesa de Acyco a Dcoop, la planta de Andújar a Sovena o la planta italiana de Voghera, entre otras.

En todos estos años, a las provisiones de 212,34 millones de euros por el rocambolesco episodio de los hermanos Salazar y su instrumental Condor Plus que aún colean en los juzgados, hay que añadir las numerosas entradas y salidas de ejecutivos con jugosas indemnizaciones.

Todo para vender 817,2 millones de euros y perder 61,3 millones de euros, con una deuda financiera de 524,9 millones de euros.

Ahora, tras el anuncio del cierre de su planta de Inveruno en Italia, que afectará a 98 trabajadores, y la venta de la planta de Antequera a Dcoop, con minusvalías de 4 millones de euros -una constante en las ventas del grupo de los últimos años-, la plantilla del grupo se situará en menos de 620 personas. Y según los responsables del grupo, la sobrecapacidad de envasado del grupo sigue siendo muy alta ya que sus plantas -Alcolea y Tavernella- trabajan al 36% de su capacidad.

Con este panorama, los nuevos gestores encargados por CVC para poner orden parecen apostar por un modelo donde las marcas (Bertolli, Carapelli, Carbonell, por este orden) sean la clave.

Visto el interés prioritario en el mercado de Estados Unidos y el aumento de las exportaciones a granel a aquel mercado, no sería de extrañar que en el futuro Deoleo decidiera abrir allí una envasadora propia para reducir costes logísticos y evitarse problemas administrativos. A día de hoy, el mercado USA es su principal balón de oxígeno.

También está por ver el interés real de los nuevos gestores por marcas como Koipe -olvidada desde hace años-, Hojiblanca -extraña en la casa desde que llegó y que mira con nostalgia a Dcoop- o la histórica Elosúa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s