La comida lista para llevar de Mercadona, Lidl y Carrefour, un obstáculo más para el consumo de aceite de oliva

comida para llevar

Que cada vez menos personas comen en casa es un hecho que ha pasado factura al consumo del aceite de oliva en el mercado doméstico. Y que lo hagan en familia entre semana con platos cocinados en casa aún más.

Los hábitos laborales y personales han cambiado de forma radical en los últimos años y con ello las estrategias de la gran distribución. Los tres grupos más activos en el mercado español alimentario en la actualidad –Mercadona, Carrefour y Lidl– han lanzado en pocos meses sus ofertas de comida lista para llevar a casa. O incluso para tomar en el propio supermercado o hipermercado donde se puede calentar con microondas en algunos casos. Con precios muy ajustados y una oferta relativamente variada, que incluye tanto como presentaciones frías, platos calientes e incluso platos de cuchara como lentejas o fabada. Y donde el aceite de oliva no siempre tiene el protagonismo que siempre ha tenido en la cocina tradicional española.

La última cadena que acaba de lanzar su oferta de comida lista para llevar, en un plan piloto en solo cuatro de sus tiendas en la Comunidad de Madrid, ha sido la alemana Lidl, la enseña que más está creciendo en ventas junto con Mercadona en los últimos tres años en España. Su oferta piloto incluye 14 platos diferentes con precios que oscilan entre las 1,19 euros para las hamburguesas hasta los 2,29 euros para la ración de paella o ración de croquetas de jamón. Los platos estarán disponibles durante dos veces al día, desde las 12.30 para las comidas y desde las 18,30 para meriendas y cenas, para que se mantengan recientes según la cadena.

Entre la oferta que proponen figuran hamburguesas, nuggets de pollo, wraps, alitas y medio pollo asado, así como paella, rissotto, croquetas, ensaladilla, macarrones y albóndigas. El tipo de productos que se oferta, muy similar al que puso en marcha ya hace unos meses Mercadona con su concepto de “Listo para comer”, muestra a las claras el tipo de perfil de consumidor que se pretende atraer. Un consumidor relativamente joven, con pocos miembros en la unidad familiar, que tiene poco tiempo para comer  y que busca comida básica y sin excesivas elaboraciones.

Si analizamos esta oferta de productos, que en el caso de Mercadona también se completa con pizzas, pastas, sushi, fideuá o tortilla, vemos que el uso de aceite de oliva no es indispensable en muchos de ellos, al menos en los de mayor rotación y venta. Mercadona sí ha apostado también por un buffet de ensaladas, que sí demandan más uso de aceite de oliva. Aunque también cuenta con una oferta de bocadillos recién hechos y de sandwichs de diferentes ingredientes.

En la presentación de su nueva oferta de comida para llevar a casa, los responsables de Lidl argumentaron con datos la nueva apuesta de la cadena alemana: 8 de cada 10 españoles afirma que no tiene tiempo para cocinar y el consumo fuera del hogar ha crecido un 10% en España.

Las prisas nunca le han ido bien al aceite de oliva.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s