La subida de los precios en origen fía todo a la potente exportación, que volverá a superar los 1,1 millones de tn

Con los tajos ya en marcha en casos puntuales y en preparación –sobre todo para adaptarse al nuevo territorio Covid– la campaña olivarera marcha. A falta de conocerse los primeros datos mensuales de producción para tomar realidad de la estrategia de adelantar la campaña cada vez más para lograr mejores cotizaciones, el sector productor sigue sin sobreponerse al aforo ofrecido por la Junta de Andalucía hace pocos días. Especialmente  por las diferencias de volumen de campaña a nivel nacional previstas entre aquel y las estimaciones dadas por Cooperativas Agroalimentarias, que agrupa a los grandes grupos productores.

Una distancia de más de 200.000 toneladas en la producción esperada para el total del olivar español -1,68 millones de tn en el aforo de la Consejería de Agricultura de Andalucía y 1,45 millones de tn en el de Cooperativas- que simbolizan lo que puede ser o no una campaña razonable en los precios del aceite de oliva en origen. Hay que recordar que en la pasada campaña 2019/2020 venimos de 1,12 millones de toneladas de producción. Habrá más de 500.000 tn más de aceites de oliva si cuadran las estimaciones de la Junta.

Subida de precios
Los precios en origen en Portugal y en algunas operaciones a futuro han comenzado con más tensión al alza que en las dos últimas campañas, aunque las operaciones aún son demasiado escasas para tener claro si el primer escalón de los 2 euros/kilo en origen por el virgen es sólido, y si las operaciones por encima de 2,90 euros/kilo firmadas en virgen extra de gran calidad de la nueva campaña serán solo un espejismo de octubre y noviembre, antes de que llegue el aluvión de aceite previsto en Jaén u Córdoba a partir de finales de Noviembre y primeros de de diciembre.

A la hora de buscar el horizonte de los precios en los próximos meses, hay que tener en cuenta varias variables. La más importante es la producción de aceite que si miramos las previsiones de la Junta de Andalucía serán un 22,5% más altas que la media de los últimos cinco años. Es decir, habrá mucho aceite de oliva disponible en el mercado.  

Más consumo
Destacados expertos (Juan Vilar) aseguran que el consumo será este año mayor que la producción prevista- 3,14 millones de consumo mundial frente a 3,11 millones de producción- marcando una pauta que debería beneficiar el consumo de aceite de oliva virgen extra. El alargamiento de la pandemia y sus consecuencias sociales y de menor ocio fuera del hogar, también aseguran un consumo más poderoso en los hogares y una subida de productos asociados a la salud como el virgen extra. En mercados como Estados Unidos, uno de los más castigamos por la pandemia, se ha visto claramente en el auge del consumo en el segundo semestre del 2020, tras varios años de cierta atonía. 

Otra de las variables claves es saber la disponibilidad de aceite disponible en el mercado una vez que ha comenzado la nueva campaña. Según datos provisionales de AICA, el enlace de campaña ha quedado por debajo de las 500.000 toneladas, gracias al empuje de las exportaciones en los últimos meses del año. A 30 de septiembre quedaron en 491.500 toneladas, 264.200 t más baja que la finalización de la campaña 2018/19 y que es el parte del origen de la parálisis de los precios en el último año.

Dentro de este enlace de campaña hay una cifra que siempre resulta muy interesante de conocer: el volumen gestionado por las grandes envasadoras, que a 30 de septiembre era de 235.800 tn, 39.100 tn más que en la campaña anterior. Es decir, los grandes grupos han hecho acopio de más volumen de aceite y tienen margen suficiente durante los las primeras semanas importantes del mercado para ver por dónde van los tiros en el mercado.

Tampoco hay que pasar por alto, que además de la producción estimada y en enlace de campaña –que suman si tomamos el aforo de la Junta de Andalucía en total más de 2,1 millones de toneladas– la necesidad de los grandes grupos por seguir  comprando  aceites importados mientras se mantengan los aranceles en Estados Unidos. Esta pasada campaña, las importaciones han podido alcanzar las 250.000 toneladas, lo que supone más que toda la producción oleícola de las provincias no andaluzas del olivar español. –

Exportaciones
La fortaleza de las exportaciones, llegando a superar las 100.000 toneladas mensuales en alguna ocasión y los 1,1 millones en total para la campaña siguen siendo la tabla de salvación del sector, y la única esperanza realista de que los precios repunten en origen. Con un consumo interno anclado por debajo de las 400.000 toneladas muchos años ya –con la única buena noticia del incremento de las ventas del virgen extra por encima del 10%, gracias sobre todo a promociones y precios bajos– lo que ocurre a miles de kilómetros de La Campiña, Baena, Monterrubio de la Serena y los Montes de Toledo será clave para saber si los productores tan años de “sequía económica” volverán a confiar en su futuro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s