El “boom” del nuevo reparto de comida a domicilio se olvida del aceite de oliva

deliveroo

El consumo en España de aceites de oliva ha bajado en los últimos años. No es solo cuestión de estadísticas ni de subidas y bajas de precios frente a otras grasas vegetales más baratas. Es un cambio de tendencia y hábitos más de fondo. La sociología del consumo alimentario en España ha cambiado, especialmente en las grandes ciudades, aquellas que crecen en habitantes frente al despoblamiento rural. Donde hay más prisas y menos tiempo para comer. Más ocio para todo. Y ahí es donde entra en escena el nuevo fenómeno del food delivery o reparto a domicilio de comida.

Es cada vez más común ver por las calles de las grandes capitales españolas motos o ciclistas con las “mochilas gigantes” de Deliveroo, Just Eat, Glovo, Resto.in o Uber Eats. Y de alguna más. Casi todas ellas filiales de multinacionales extranjeras. Y alguna incluso ya cotiza en Bolsa. Con un sistema tecnológico potente, muy cercano al público joven reparto en menos de media hora, y que cobran al restaurante una comisión de entre el 10 y el 30% del precio que paga el cliente por el pedido. Ahora ganan poco pero quieren quedarse con una tarta muy grande del mercado.

Y un porcentaje muy alto, lo que transportan es comida rápida. Hamburguesas, pizzas, tacos, pasta, pollo asado… Pocos guisos y fritos. Y si los hay, no han visto un olivo ni el aceite de oliva en su vida. Puro Fast Food donde el aceite de oliva -y más el virgen extra- apenas tiene protagonismo. Y lo mismo ocurre en los repartidores Burger King, McDonalds o Telepizza.

Los ingresos del reparto de comida a domicilio han crecido un 14% en el último año, casi tres veces más que la comida en establecimientos. Todavía a años luz del gigantesco mercado de reparto de comida a domicilio de Estados Unidos -60.300 millones de dólares- pero que crece con fuerza año a año. Según datos de la consultora NPD Group, el sector del reparto de la restauración comercial en España ha crecido un 9% hasta acercarse a los 1.100 millones de euros en 2017.

En torno al 80% del consumo de Fast Food sigue haciéndose en los propios establecimientos todavía. El negocio de las hamburguesas facturó el pasado año en España 1.765 millones de euros –gracias a 1.450 locales– frente a los 620 millones de euros de las pizzas.

Foto: ©Deliveroo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s