Syngenta demuestra en campo que su programa de tratamientos reduce la “vecería” del olivo

syngenta

Cerca de 1.000 olivareros profesionales de las principales zonas de producción de toda Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha han acudido este año a la finca demostrativa de olivar que Syngenta maneja desde hace seis años aplicando su programa específico de tratamientos.

El objetivo de este proyecto es demostrar que por medio de la innovación desarrollada por la compañía a través de soluciones específicas para la nutrición y sanidad del olivo se puede reducir la “vecería” del olivar (fenómeno por el cual los olivos alternan fuertes cosechas un año con poca o ninguna cosecha al siguiente) y conseguir buenas cosechas año tras año manteniendo la continuidad del programa de tratamientos.

Los resultados después de seis años de trabajo son muy claros: la media de las últimas 4 campañas en esta finca de secano es de 85 kg/árbol, casi 25 kilos más que la media de las fincas colindantes en Santo Tomé (Jaén), zona complicada con pronunciada vecería. Syngenta ha mostrado la finca este año, que ha sido claramente malo después de un año excepcional. Los agricultores han comprobado el buen estado de los árboles y las parcelas sin malas hierbas. La cosecha estimada es de 60 kg/árbol, muy alta si tenemos en cuenta que la pasada campaña se obtuvieron 120 kg/árbol con una media de 21 grados de aceite.

Los olivareros profesionales también han valorado de forma positiva la rentabilidad media de la estrategia aplicada, con una inversión accesible si se tiene en cuenta que se aplican productos de primera línea (Terafit, Isabión Stimufol K, ZZ-Cuprocol, etc.) y que la media de producción de los últimos 5 fue de1.800 kg de aceite por hectárea.

Siguiendo siempre las dosis y plazos establecidos en las etiquetas, el plan de tratamientos de Syngenta en Olivar comienza a finales de cosecha. El aporte de aminoácidos libres y péptidos de Isabión se complementa con los nutrientes en alto contenido de potasio de Stimufol K para reponer las reservas del olivo. Además, la aplicación de cobre durante la maduración de fruto con ZZ-Cuprocol protege al árbol del ataque del repilo.

Después de la poda, el desarrollo de los brotes, la inducción de la floración y el vigor del olivo se potencian con Isabión y Stimufol Special; mientras que las aplicaciones preventivas con Score y Trimiltox Plus refuerzan la estrategia con una protección de amplio espectro contra el repilo. El control de malas hierbas de hoja ancha y estrecha se complementa con Touchdown Premium y Zetrola. Para proteger el olivo del ataque de Prays, se realiza una aplicación con Karate Zeon+ 1.5 CS antes de floración.

En otoño, Stimufol K Plus aporta la potasa líquida necesaria para corregir las carencias de potasio retenido en el suelo, potenciando el rendimiento graso de la cosecha. Para  favorecer el engorde del fruto y la formación de aceites Stimufol K se aplica al mismo tiempo que se realiza el tratamiento preventivo de repilo con ZZ-Cuprocol. Con Isabión favorecemos el cuajado de los frutos mejorando la cantidad y calidad de la cosecha. Por último, a mediados o finales de octubre se aplica Terafit y Touchdown Premium para evitar la aparición de malas hierbas.

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s