El riesgo de colapso del sector orujero ante una gran cosecha pone en alerta medioambiental a las almazaras

sdr
Orujo extractado y seco u orujillo

En una semana en la que  se ha hablado más de envases de plásticos y PET que de precios, un estudio  presentado por ANEO, la Asociación Nacional de Empresas de Aceite de Orujo elaborado por Juan Vilar Consultores Estratégicos ponía el foco en la que se le vine encima al sector  olivarero si las primeras previsiones de campaña se cumplen y superamos los 1,7 millones de toneladas de aceite de oliva y más de 9 millones  de  toneladas de aceituna.  De acuerdo con las principales conclusiones del estudio “El sector de procesado de alpeorujo. Posibilidad inminente de una ruptura de flujo”, de darse las circunstancias hipotéticas de partida, durante la campaña próxima se produciría un colapso en el sector productor de aceite de oliva, paralizándolo completamente.

Porque aunque el sector y el  cliente solo ven en muchas ocasiones el  trabajo de las almazaras y las envasadoras, la parte de final de la cadena de valor del sector de la aceituna resulta fundamental  también para que el círculo se cierre. Y sobre todo, para que no se pare ningún eslabón. Hay que tener en cuenta que si la producción media de aceituna de España es de 6,6 millones de toneladas, de ellas solo se detraen 1,4 millones de toneladas de aceite de oliva de sus diferentes categorías. Del resto de la valorización medioambiental del producto se encargan 54 plantas de procesado de alperujo que deben dar servicio  a más de 1.825 almazaras en toda España. La capacidad de procesado de las 54 plantas de tratamiento de alpeorujo (secado) es de 6,7 millones de toneladas, durante los 10 meses de trabajo ininterrumpido, y 6,5 millones de extracción.

El sector de  las orujeras tiene aún muy fresco en la memoria lo ocurrido en la campaña 2018/2019, hace solo dos, cuando la entrada de producto en sus plantas en los meses de enero y febrero puso también en riesgo de colapso sus instalaciones, con aumentos del 114 y 115% en relación a la media de  las últimas cinco  campañas. En el mes de enero del 2019 llegaron a entrar en las orujeras 3,57 millones de toneladas de producto y en febrero 1,62 millones de tonadas.

Según dicho informe,”la capacidad de molturación, de forma gradual, se ha ido adecuando a tales circunstancias, mientras que tanto el volumen de recepción, como la capacidad de procesado del ámbito de tratamiento de alpeorujo se encuentra en situación de desequilibrio, comparado con los antedichos dos eslabones. Resultaría razonable pensar, hipotéticamente, y en función de la capacidad global, nominal total de la olivicultura española, (por supuesto todo ello sometido a la prudencia que las previsiones y estimaciones exigen) que se podrían alcanzar los 9,5 millones de toneladas de fruta, y por supuesto de existir, y siempre que se ostenten medios humanos y materiales disponibles para su recolección, todo ello por la situación de incertidumbre imprimida por la pandemia”.

Esos, hipotéticos, 9,5 millones de toneladas de fruta, supondrían de forma aproximada tras unos 4 meses de molturación un volumen de alpeorujo que podría superar los 9,0 millones de toneladas, a lo que habría que sumar las existencias finales con las cuales se terminaría la actual campaña, estas serán de aproximadamente 1 millón de toneladas, todo ello haría que se dispusiese de un total de alpeorujo, de alrededor de algo más de 10,0 millones de toneladas, cuando la capacidad de recepción estática máxima de las balsas es de 6,3 millones de toneladas, y la de trabajo en 10 meses, anteriormente comentadas ambas magnitudes, de 6,7 millones de toneladas.

Por lo tanto, la capacidad productiva del sector de tratamiento de alpeorujo, es claramente insuficiente en comparación con el resto de subsectores, lo cual se agrava debido fundamentalmente a las existencias finales previstas para esta campaña, todo ello, no hace más que ratificar que el riesgo de que se produzca una ruptura de flujo durante la próxima campaña gozaría de plena certeza, de darse las hipotéticas previsiones de partida”, asegura el informe.

Un nubarrón más en el paisaje oleícola de la campaña 2020/2021.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s