Las cortas estimaciones de cosecha en Jaén recuerdan a la campaña 2014/15, con menos de 850.000 tn en toda España

Las estimaciones de producción para la campaña 2022/2023 presentadas el pasado 18 de agosto por Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén -principal provincia productora española y mundial- añaden aún más pesimismo a lo que se puede espera de la próxima cosecha.

Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén estima en más de 1.000 millones de euros las pérdidas de la próxima campaña de recolección de aceituna, respecto a la última, a causa de la extrema sequía que padece el campo jiennense. La organización prevé una producción de 230.000 toneladas frente a las 499.796 toneladas obtenidas en la campaña 2021/2022. Hay que tener en cuenta que la provincia jiennense ha representado el 46,2% de la producción media de aceite de oliva en Andalucía en la última década, y el 37,4% de la producción española.

De mantenerse estas proporciones en la próxima campaña, la producción esperada a nivel nacional podría ser una de las tres peores de la última década, a medio camino entre las 618.000 toneladas de la campaña 2012/2012 y las 842.822 toneladas de la 2014/2015. Aunque es verdad que la producción actual en olivares superintensivo e intensivo en regadío es mayor que la de hace unos años.

Según Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén, “si persiste la sequía los olivares de la provincia dejarán de producir 270.000 toneladas de aceite de oliva. Esto implica que, con los precios de mercado actuales del aceite de oliva, el sector dejará de percibir más de 1.000 millones de euros, cifra a las que hay que sumar la derivada de los ingresos por la venta de los subproductos del aceite, que consecuentemente también se reducirán”.

Aunque la organización prevé una cosecha similar a la de la campaña 2014/2015, que es la más baja de la última década, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén, Higinio Castellano, puntualiza que el problema no se agravaría más si cesan las olas de calor y, sobre todo, si se registran copiosas precipitaciones antes de la recolección. Y aclara que la situación no es uniforme, aunque alude al estado preocupante del olivar de secano.

La incidencia de la sequía en la próxima cosecha llega, además, según indica Castellano, en un momento crítico para los productores de aceite de oliva, sumamente afectados por el alza del precio de los suministros, en especial del de los carburantes y de la energía eléctrica. De ahí que Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén demande apoyo y ayudas al sector, como la reducción de la fiscalidad de carburantes, energía eléctrica, abonos y fitosanitarios, así como la modernización de los regadíos y la exención por sequía del canon del agua para el olivar.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s