María del Mar Rueda (Agápê): “Fueron muchos ensayos y errores hasta que un día dijimos: éste es el AOVE que queremos y amamos”

agape

Entrevista con
María del Mar Rueda
Directora comercial de Agápê

La almazara de Florencio Aguilera se encuentra justo en el límite de la provincia de Jaén con Córdoba, pegando a la subbética, en la aldea de La Hortichuela, en el municipio de Alcalá La Real (Jaén). Un proyecto que surgió por la necesidad de continuar un almazara familiar y que tomo impulso tras un largo y duro parón, pero que con el paso de los años y el trabajo diario, Florencio y su mujer María del Mar, han convertido en una marca renombrada –Agápê– que figura entre los mejores AOVEs del mundo. Y que transmite todo el amor con el que sus propietarios cuidan de su olivar, su aceitunas y su AOVE como proyecto vivo que es. Que no se olvida pero que mira al futuro a la vez.

Un proyecto donde también elaboran chocolates y mermeladas, con naranja y AOVE, y melocotón y AOVE, “que están gustando mucho, sobre todo de Despeñaperros para arriba”. Y siempre haciendo accesible a todos los públicos sus AOVES singulares. “Siempre me ha gustado un refrán que mi abuelo decía a menudo: Prefiero los pocos muchos que los muchos pocos”.

¿Cuál fue el origen de lo que es Aceites Florencio Aguilera y Agápê?

El origen de la almazara se remonta al año 1983 cuando mis suegros la compran invirtiendo todo lo que tenían. Era una almazara que estaba en ruinas ya que llevaba 20 años cerrada. Mi suegro fallece en el año 1994 y es entonces cuando mi marido y yo, casi recién casados, decidimos hacernos cargo de la misma. Era una almazara donde por entonces se primaba más la cantidad que la calidad. Tenías a tus clientes de siempre, de la zona y la comarca.

¿Cuándo decidisteis acometer un cambio de rumbo y apostar más por la calidad de los AOVES?

Cuando decidimos que nos gustaría darle un giro diferente al proyecto de la almazara nos encontramos con un gran problema: no encontrábamos en la zona aceituna temprana para ponerlo en práctica. Con mucho esfuerzo nos hicimos al final con nuestra pequeña plantación de 1.000 olivos. Entonces, cuando apostamos por la recolección temprana nos trataban de locos. Desde el primer momento fuimos autodidactas. Era un ensayo y un error, un ensayo y un error. Hasta que hará unos 8 años que acertamos y dimos con los AOVEs que queríamos conseguir.

¿El origen de la marca Agápê tiene mucho simbolismo y fuerza?

Cuando todo estaba ya en marcha tuvimos una desgracia familiar y paramos. No encontrábamos la motivación para seguir. No sabíamos si íbamos a vender o no incluso la almazara. Fueron 4 años. Hasta que hubo un momento en el que decidimos retomar el proyecto con más fuerza aún, bajo la marca Agápê, que significa amor. El motor que nos empuja a hacer nuestro AOVE es el amor.

¿El AOVE procede siempre de las aceitunas de vuestros propios olivares?

En su gran mayoría sí, tanto de la variedad Picual como de Hojiblanco, porque son las variedades que mejor se adaptan a nuestra zona que no hay que olvidar que es de sierra. La marca Agápê siempre la hemos hecho como monovarietal de Picual, pero este año no nos acababa de convencer del todo por cómo ha venido la campaña, y decidimos hacer un coupage con el Hojiblanco, que a mí me ha gustado mucho. Depende de cómo vengan las campañas seguiremos con el monovarietal o con el coupage.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s