Miguel Abad, Consultor en Olivicultura: “La visión de que la calidad no se paga es la condena del futuro del olivar”

miguel abad

Entrevista con
Miguel Abad
Consultor en Olivicultura

Miguel Abad, consultor en Olivicultura y Elaiotécnia de Intercoop Consultoría, es una de las personas que más ha trabajado y mejor conoce el sector oleícola de la Comunidad Valenciana, especialmente el cooperativo. Actualmente trabaja en el proyecto AOVELOVERS para fomentar la comercialización de AOVEs con calidad diferenciada.

Llevas muchos años a pie de olivar pero también a pie de almazara ¿Han cambiado las dos vertientes por igual?

Hay cierto paralelismo. A medida que las exigencias comerciales han ido obligando a las almazaras a mejorar sus sistemas de elaboración, así como a dotarse de mano de obra más especializada, estas, han ido exigiendo al olivar más eficiencia y calidad en la materia prima que entregan a la almazara, aunque no en todas por igual.

Todavía hay muchas almazaras que basan sus cambios estructurales en las necesidades de los productores, dejando de lado los intereses del consumidor final y olvidando que el futuro de nuestros olivares esta precisamente en el consumidor.

En la actual coyuntura de bajos precios en origen, ¿el productor toma más conciencia de que el factor volumen/rendimiento no es suficiente sino va acompañado de más calidad?

Ojalá fuese así, pero desgraciadamente no está pasando de forma generalizada. Algunos lo aprovechan para decir que finalmente la calidad no se paga y por lo tanto no hace falta complicarse la vida. Esta visión es la condena del futuro del olivar y de los olivicultores. Hacen falta políticas que incentiven el consumo y que genere cultura en torno a los aceites. Solo así se podrá incrementar el consumo en detrimento de otras grasas que le han comido espacio en el carro de la compra y haría que hubiese cierta estabilidad en los precios

Parte de la culpa de esto la tienen los propios productores y gran parte de ella las propias organizaciones agrarias, cooperativas, almazaras, etc… ya que juegan en gran medida a la especulación y se corre el riesgo de equivocarse, salvo que apliquen políticas a medio o largo plazo en las que se cierren acuerdos comerciales estables en precios, basados en incentivar el consumo y teniendo en cuenta siempre las exigencias del consumidor.

No se puede estar siempre especulando con que si llueve o no llueve, con que si viene un frío o si llega el poniente y se quema la flor, que si el rendimiento es menor o si la plaga de la mosca se cargará la calidad… Lo que hay que hacer es tener un buen estudio de costes de cada explotación y de cada industria y funcionar como cualquier empresa que se precie. Esto junto con un aumento de la cultura sobre los aceites y las políticas conjuntas que incentiven el consumo, darán la estabilidad que todos deseamos.

¿Hasta qué punto crees que puede cambiar en los próximos años el el mundo de las almazaras?

Se van a producir cambios muy importantes en los próximos años, tanto tecnológicos como en el humano, en las almazaras y en el propio olivar.Lo que tengo claro es que las almazaras del futuro van a  parecerse más a una industria alimentaria del siglo XXI de lo que se parecen ahora.  Adaptadas para satisfacer las necesidades del consumidor en todos los sentidos: en seguridad alimentaria, higiene industrial, trazabilidad absoluta, transparencia, control más eficiente sobre el propio proceso industrial y sobre la materia prima…

Como gran conocedor del sector oleícola de la Comunitat Valenciana ¿se han dado pasos destacados en mejorar su producción y su comercialización envasada?

Evidentemente se dieron y se han dado pasos importantes, aunque también a veces se ha retrocedido estrepitosamente en estos, pero quiero quedarme con lo positivo. Se ha aprendido que la única forma que hay de hacer rentables nuestros olivares y la industria que los rodea es trabajar juntos en las estrategias de comercialización y de incentivación del consumo. Nuestros olivares, en general, no son tan productivos como los de otras regiones y nuestra estrategia debe de estar basada en la excelencia y máxima calidad.

La formación de los actores que intervienen en este sector ha sido un pilar importantísimo en la apuesta por estos cambios. Iniciativas como el proyecto AOVELOVERS, impulsado por Intercoop Consultoría, que apuesta por la comercialización de AOVEs de calidad diferenciada de varios productores con su marca propia son un ejemplo de que se está en el buen camino.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s