La prohibición del virgen extra en envases de plástico puede dar una nueva oportunidad comercial al oliva virgen

envases virgen

De consumarse la prohibición planteada por el Ministerio de Agricultura para la venta minorista de aceites de oliva virgen extra en envases de plástico/PET –salvo en las propias almazaras–, la categoría de aceite de oliva virgen puede estar ante una nueva oportunidad para reivindicarse.

En las últimas campañas, sus ventas no han dejado de caer en los canales tradicionales de súper e hipermercados, y las grandes envasadoras han dejado en muchos casos de destacarlas en su portfolio. Pese a sus indudables ventas saludables frente al olivar refinado, sus cifras de ventas resultan muy escasas.

Si comparamos las ventas aportadas en el pasado mes de mayo por Anierac, la asociación de empresas envasadoras, mientras que en ese mes se comercializaron 11,83 millones de litros de virgen extra, solo se vendieron 1,33 millones de litros de oliva virgen, una de las peores cifras mensuales de los últimos años.

Hay recordar que las ventas de oliva virgen mensuales llegaron a alcanzar por ejemplo los 3,6 millones de litros mensuales en el año 2016, hace cuatro campañas. Las cifras de la Tasa Anual Móvil de ventas también muestran a las claras las trayectorias tan diferentes que han seguido ambas categorías: en el caso del virgen extra acumulan 142,2 millones de litros en ventas con un crecimiento del 14% –el mayor de todas las categorías de oliva–, mientras que el oliva virgen se conforma con unas ventas de 21,1 millones de litros y una caída del 22%, la mayor de todas las categorías, por encima incluso de la del oliva intenso (-7%).

Con la hipotética prohibición de la venta de virgen extra en formatos de plástico/PET, sobre todo en los de 3 y cinco litros que estaban muy consolidados, las cadenas de distribución están buscando alternativas que les impidan perder volumen. El vidrio para envases de gran tamaño no parece logísticamente, ni para las empresas envasadoras, ni para las cadenas de distribución, ni para el cliente, la opción más factible, mientras que la lata y el bag in box no están suficientemente consolidados en nuestro mercado.

De esta forma, la opción de apostar para los envases de mayor formato para el aceite de oliva virgen podría ser una de las alternativas que la distribución ponga sobre la mesa a las envasadoras. Si así fuera, el oliva virgen estaría ante una nueva oportunidad para reivindicarse y salir de su inexplicable ostracismo comercial.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s