El COVID-19 impulsa el oliva: gana 28 millones de litros en 2020 mientras el girasol pierde 29 millones por la crisis de los bares

El análisis de las ventas de aceites de oliva en sus diferentes categorías y del resto de aceites vegetales en el año 2020 está muy mediatizado por la llegada de la pandemia del COVID-19, y todo lo que ha supuesto en los cambios de hábitos de consumo. Confinamiento incluido. En cuestión de ventas en el mercado español, los últimos años de cierre del 2020 de ANIERAC muestran como la pandemia ha ayudado al aceite de oliva a crecer en consumo, en algunas categorías por encima de los dos dígitos. Aumenta el consumo en los hogares, y disminuye con fuerza el de Canal Horeca y colectividades.

Según ANIERAC, el aceite de oliva en su conjunto ha experimentado un ascenso en este 2020 con unas ventas de 349 millones de litros durante este año frente a los 321,37 millones de litros del año pasado, es decir se ha producido un aumento del 8,59% en el 2020. El virgen extra ha alcanzado en el año 2020 los 146,92 millones de litros, cantidad un 11,69% superior a la del año pasado. Las cifras acumuladas del “suave” y del “intenso” ascienden a 123,13 y 54,05 millones de litros, lo que supone un aumento de un 5% y un 10,81% respectivamente frente al 2019. Mientras, el aceite de oliva virgen, con 24,88 millones de litros, presenta una cantidad un 4,38% superior a la del año anterior.

Aunque la categoría del virgen extra es la que más crece en el año 2020, la suma de las ventas de oliva suave e intenso refinado alcanzan los 177,1 millones de litros frente a los 171,7 millones de litros que suman los virgen extra y los virgen en su conjunto. Es decir, entre los grandes envasadoras aún es mayor el número de litros de oliva refinado que de virgen extra y virgen que se comercializada, aunque ha habido algunos meses en el año en el que la situación ha sido a la inversa por primera vez en muchos años.

El análisis de los datos de ventas de aceites comestibles de ANIERAC en este complejo año 2020 muestra un dato sorprendente y que explica en gran parte los cambios de hábitos de consumo producidos. Mientras las ventas de los aceites de oliva en su conjunto han crecido más de 28 millones de litros, las ventas de aceites de girasol -su mayor competidor en el mercado- han caído en 29 millones de litros -un 12%- ante la fuerte caída del negocio de bares, restaurantes y colectividades. Asimismo, las ventas de aceites refinados de semillas -muy usados también en el Canal Horeca de restauración- lo han hecho en 12 millones de euros. Es decir, la caída global de los aceites de semillas ha sido mucho mayor -42,50 millones de litros- que el alza conseguida por los aceites de oliva, 28 millones.

Otra categoría que ha sufrido mucho los estragos de la crisis del canal Horeca ha sido el orujo de oliva, con 14,2 millones de litros menos vendidos en el año 2020. Es decir, los aceites que más venden en el canal Horeca se han dejado en el camino en el año 2020 un total de 57 millones de litros. Que el aceite de oliva, en sus diferentes categorías, ha recogido por el camino hacia casa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s