Los estudios que avalan el consumo de AOVE contra el Alzheimer impulsan la Dieta Mediterránea en EE.UU.

La salud se ha convertido en la gran palanca para incentivar el consumo de aceites de oliva virgen extra en el mercado de Estados Unidos, especialmente tras la irrupción de la pandemia del COVID 19. El aumento del consumo en sus diferentes categorías y formatos es el mejor ejemplo de este creciente interés por el producto y por una alimentación más saludable. Los diferentes estudios científicos y médicos que avalan las ventajas del consumo de aceites de oliva virgen extra en diferentes patologías ayudan mucho en esta dirección.

Entre las enfermedades que más están creciendo en Estados Unidos en los últimos años figura el Alzheimer, con más de 6,2 millones de pacientes diagnosticados en diferente grado. Según un artículo publicado por Caterina Profaci, candidata al doctorado en neurociencias del laboratorio Daneman de la Universidad de California en San Diego, en la  asociación NAOOA, “la Dieta Mediterránea, rica en aceite de oliva, conocida desde hace tiempo por su gran eficacia en la promoción de una mayor salud cardíaca, muestra también resultados muy prometedores en la lucha contra la pérdida de memoria y la demencia. Un estudio, publicado en abril por la Academia Americana de Neurología, examinó la relación entre la adherencia a la Dieta Mediterránea y la preservación del volumen en los centros cerebrales más estrechamente relacionados con la memoria; concretamente, las regiones más afectadas por la enfermedad de Alzheimer”.

Para comprender mejor cómo afecta la dieta mediterránea a la salud del cerebro, los investigadores estudiaron una cohorte de unas 500 personas, con una edad media de 69 años. Entre el grupo había unas 300 personas con deterioro cognitivo leve y, por tanto, con más probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. A todos los participantes se les hizo una resonancia magnética, se les hizo una prueba de función cognitiva y respondieron a un cuestionario detallado sobre su consumo diario de alimentos. Una parte de los participantes también se sometió a pruebas de biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores utilizaron el cuestionario sobre la dieta para dar a cada participante una “puntuación de la dieta mediterránea” basada en el grado de adhesión a la dieta mediterránea, una dieta basada en un mayor consumo de frutas y verduras, cereales integrales, pescado y aceite de oliva. A continuación, los investigadores comprobaron la correlación entre la dieta y los resultados de la resonancia magnética, la cognición y los biomarcadores.

Según Caterina Profaci, “los investigadores descubrieron que, una vez ajustados a la edad, el sexo y la educación, los participantes que seguían más estrechamente la dieta mediterránea tenían un mayor volumen cerebral en el hipocampo (una región del cerebro importante para la memoria), lo que sugiere que la dieta mediterránea ayudaba a proteger esta región del deterioro. De hecho, ¡cada punto en la escala de la dieta mediterránea redujo esencialmente un año la edad del cerebro! Los participantes con puntuaciones más altas en la dieta mediterránea también tenían una mejor función de la memoria y menos biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer. Los científicos atribuyen estos resultados a la eficacia de la dieta mediterránea, y en concreto del aceite de oliva, a la hora de frenar la acumulación de “placas” beta-amiloides y “ovillos” tau, las dos características de la enfermedad de Alzheimer que conducen a la atrofia cerebral . Los investigadores concluyeron que sus hallazgos apoyan la opinión de que la dieta mediterránea es protectora contra el deterioro de la memoria y la atrofia cerebral. Recomiendan la realización de estudios longitudinales y de intervención dietética para seguir comprobando esta idea y sus implicaciones terapéuticas.

Estos resultados se basan en una investigación reciente sobre la administración de aceite de oliva virgen extra a pacientes con deterioro cognitivo leve, en la que los científicos descubrieron que el consumo de AOVE ralentizaba significativamente el deterioro de la enfermedad de Alzheimer. El aceite de oliva también ha sido estudiado anteriormente por científicos de la Escuela de Medicina Lewis Katz de la Universidad de Temple (LKSOM). En un estudio preclínico, descubrieron que el consumo de aceite de oliva virgen extra con alto contenido en compuestos fenólicos protegía contra los déficits de memoria y la patología de la enfermedad de Alzheimer.


Una respuesta a “Los estudios que avalan el consumo de AOVE contra el Alzheimer impulsan la Dieta Mediterránea en EE.UU.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s